¿Para qué se usa la L-Carnitina en los alimentos de mascotas?

La L-Carnitina es un aminoácido capaz de transportar las grasas a la zona donde se queman para producir energía. Teniendo en cuenta que estas son la principal fuente de energía del cuerpo humano. Por ello, se estima que dicho aminoácido es completamente esencial en el organismo, en vista de que funciona como transporte para los ácidos grasos de cadena larga y las introduce dentro de la mitocondria. Después, las cadenas de ácidos grasos participan en el proceso ß-oxidación donde las cadenas de grasa se rompen.

 

¿Para qué se agrega en los alimentos de perros y gatos?

La L-Carnitina se incorpora en la dieta de perros y gatos para conseguir una pérdida de peso gradual, principalmente. Logrando así que, la grasa de estas mascotas se convierta en energía y elimine los depósitos de grasa a nivel celular de forma considerable.

Como se mencionó, este proceso se da en las mitocondrias que se encargan de proveer la gran mayoría de la energía que se requiere en la actividad celular día a día.  Es decir, las mitocondrias funcionan como centrales energéticas en la célula, sintetizando un nucleótido llamado ATP, fundamental en la obtención de energía celular, a través de los carburantes metabólicos (glucosa, aminoácidos, ácidos grasos).

Se debe tomar en cuenta que en los músculos debe existir un nivel adecuado de L-Carnitina para generar energía partiendo de los ácidos grasos.

De este modo, es muy importante que se incluya en dietas hipocalóricas para perros y gatos. Sobre todo si presentan notables niveles de obesidad. Ayudando así a modificar su composición corporal, a perder peso y estimular la degradación rápida de la grasa.

Además, la L-Carnitina se recomienda para mantener un sistema cardiovascular saludable, ya que esta promueve dicha función.

 

¿Qué sucede si hay deficiencia de L-Carnitina en las mascotas?

Principalmente en los perros, la deficiencia de este aminoácido puede causar múltiples problemas que están asociados con la enfermedad cardíaca en los mismos, conocida como cardiomiopatía.

Los músculos esqueléticos y cardíacos no sintetizan este nutriente por sí solos, necesitando así que sea transportado a ellos para su uso y allí es donde entra en juego la L-Carnitina. Por consiguiente, si no existen las cantidades necesarias de dicho aminoácido, se ven afectados negativamente estos músculos.

Los signos que presenta esta deficiencia en las mascotas, puede incluir los siguientes síntomas:

  • Fallo cardíaco muscular severo.
  • Mucho dolor muscular.
  • Debilidad.
  • Cardiomiopatía dilatada o corazón aumentado de tamaño.
  • Letargo.
  • Intolerancia al ejercicio.

[ads_post_related]

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

[ads_post_bottom]