Síntomas de la leucemia que se confunden con anemia

La leucemia es uno de los tantos tipos de cáncer que existen. Este afecta específicamente a las células blancas de la sangre, que son los leucocitos y a su vez son los encargados de defender el organismo de posibles enfermedades o virus.

La leucemia es una enfermedad que comienza en la médula ósea de los huesos y se va esparciendo por todo el cuerpo a través de la sangre. Impidiendo la producción de glóbulos blancos, glóbulos rojos y plaquetas. Es decir, deja a tu cuerpo totalmente indefenso.

Y es por ello que las personas empiezan a sufrir de enfermedades constantes, que suelen asociarse con la anemia, hemorragias e infecciones. Por lo tanto este es un tipo de cáncer que necesita de un tratamiento inmediato, que puede ir desde radioterapia, quimioterapia o incluso un trasplante de médula ósea.

¿Porque se confunde la leucemia con la anemia?

Se suele confundir la leucemia con un caso de anemia debido a que, tienen una serie de síntomas que son muy parecidos. Entre estos síntomas tenemos:

  1. Mareos
  2. Fiebre intermitente
  3. Debilidad corporal
  4. Cansancio
  5. Palidez
  6. Dificultad para respirar
  7. Dolor en el pecho
  8. Dolor de cabeza frecuente
  9. Visión borrosa
  10. Infecciones constantes que no desaparecen

Debido a que poseen síntomas tan parecidos, es importante que la persona se realice todas las pruebas correspondientes que le permitan estar segura de que solo se trata de un caso severo de anemia. Ya que un diagnóstico a tiempo te puede ayudar a salvar tu vida.

Existen también una serie de síntomas que sí son propiamente de la leucemia, por lo tanto si presentas los síntomas antes mencionados y alguno de los que te decimos a continuación. Es de vital importancia que asistas de inmediato al médico.

  • Pérdida de peso sin causa aparente.
  • Ganglios inflamados en el cuello, axilas y detrás de los huesos del codo.
  • Aumento del tamaño del bazo. Acompañado de dolor.
  • Manchas moradas en la piel.
  • Dolor en los huesos y en las articulaciones.
  • Sagrado por la nariz y encías.
  • Menstruación abundante sin causa aparente.
  • Náuseas y vómitos constantes.

Por lo general cuando aparecen este tipo de síntomas, estamos hablando de una leucemia aguda. Ya que la leucemia crónica avanza tan lentamente que puede llegar a ser asintomática y puede ser descubierta a través de la hematología de un examen de rutina.

 

[ads_post_related]

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

[ads_post_bottom]